Entregan Premio Nacional de Salud COPARMEX 2016

Reconocer a personas, empresas, organizaciones e instituciones públicas que aportan soluciones innovadoras o beneficios para resolver los principales retos en salud pública, es el objetivo del Premio Nacional de Salud COPARMEX 2016, que se entregó ayer en el Polyforum Cultural Siqueiros.

Con este galardón, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) reconoce los avances en materia de salud a través de la investigación, el desarrollo de nuevos productos, servicios, innovación tecnológica, programas de atención y acciones comunitarias.

En el marco del Foro de Salud, Productividad y Desarrollo Think Tank 18´, se entregó el galardón, que este año correspondió, en la categoría de Persona, a Jorge Valdez García, decano de la Escuela Nacional de Medicina del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), por el desarrollo de la investigación básica sobre mecanismos de reparación celular de la córnea,  la aplicación de ingeniería de tejidos y terapias celulares para el tratamiento de enfermedades de la córnea, así como el diseño y futuro de la córnea artificial, a fin de sustituir el trasplante de córnea.

En la categoría de Institución Pública, el premio fue para el Instituto Nacional de Salud Pública, que recibió Mauricio Hernández Ávila, por los logros en la consolidación de políticas públicas, como los programas Oportunidades y Seguro Popular.

Gabriela León, de GRESMEX ganó la categoría Institución Privada, por la creación y patente de su nanopartícula NBELYAX, la cual es capaz de eliminar todo tipo de gérmenes, virus, bacterias, hongos, esporas y micobacterias.

En la categoría Organización No Gubernamental ganó la Casa de la Amistad, por sus más de 26 años de ofrecer apoyo integral contra el cáncer sin costo, a las poblaciones de escasos recursos de cero a 21 años. La institución ha sido certificada por organismos nacionales e internacionales al cumplir con los más altos estándares de atención y transparencia. El reconocimiento lo recibió Baltasar Madrid.

Los retos en salud

Gustavo de Hoyos Walther, presidente nacional de la COPARMEX dijo en entrevista para el Foro Consultivo Científico y Tecnológico que en materia de salud, México registró una transición epidemiológica, al pasar de las enfermedades infecciosas a las crónico degenerativas, las cuales implican un mayor gasto y un periodo mayor de atención.

Comentó que una de las conclusiones del Foro de Salud, Productividad y Desarrollo Think Tank 18´, es mejorar la calidad de los servicios públicos de salud.

“Tenemos que trabajar en la inversión pública en materia de salud, como también en el cambio de los hábitos de vida de los mexicanos, para que eso no se convierta en una situación inmanejable en el futuro. Creo que hay un gran consenso sobre lo que es llevar adelante una reforma a fondo en todo el sistema de salud, que empiece en el legislativo y termine en la parte operacional, pero es sin lugar a dudas, el tema más importante que tenemos en los próximos años”, enfatizó De Hoyos Walter.

Agregó que espera que las conclusiones del Foro se documenten para dar seguimiento a una agenda muy puntual con las Secretarías de Salud y del Trabajo, así como con los gobiernos estatales.

Hígado, diabetes mellitus y tumores malignos

Actualmente, el 30 por ciento de las muertes en adultos en edad productiva son por enfermedades del hígado, diabetes mellitus y tumores malignos, todas ellas, patologías prevenibles, por lo que es necesario reevaluar las políticas en materia de salud, señaló Óscar David Hernández Carranza, presidente de la Comisión Social y de Salud de la COPARMEX, durante el encuentro.

Destacó la importancia de que una población tenga buena salud: “Una población sana es una población productiva, por lo que estamos en un momento clave para mejorar nuestro sistema de salud”.

Los recursos destinados a salud no son un gasto sino una inversión que reditúa en prosperidad económica y social, enfatizó Óscar Hernández. “La falta de atención médica adecuada representa una disminución en la competitividad del país, ya que la salud impacta directamente en los recursos humanos, afectando a los procesos y la productividad, y por tanto, genera importantes pérdidas para el trabajador, su familia y para las empresas y organizaciones”.